Archivo de la etiqueta: Habana

Cuba en COVID19 Lo superfluo y lo necesario

ACCESO A MI BLOG A TODO EL BLOG: https://habana-havana.blogspot.com/

Hace algunos días el Partido Comunista de Italia le envió un mensaje de agradecimiento al gobierno y pueblo de Cuba por haber enviado médicos a Lombardía. Una carta muy sentida  y fue un gesto logico porque unos días antes la Unión Europea le había negado ayuda económica a Italia y España. Ya saben, era una brigada relativamente pequeña, pero con medicos de primera línea con experiencia  en Africa , Asia y America Latina en fuertes epidemias y desastres naturales. En el párrafo final de la carta había una frase que me llamó la atención.

“El capitalismo provee lo superfluo, pero no es capaz de garantizar lo realmente necesario”

¡no paren de leer! ¡ No voy a dar un discurso ideológico!

Pero sí voy a comentar algo que me ha llamado la atención durante todo lo que ha sucedido durante la pandemia del corona virus.

Es obvio desde hace mucho tiempo, desde que comenzó la globalización, que ya cada vez hay menos fronteras delineadas entre países. Que casi solo existe un país en este planeta y se llama Capitalismo. En sus variantes, pero un solo sistema tan abarcador que es difícil vivir peculiaridades, vidas diversas vidas con reglas diferentes. Asi que una acción  en algún lugar remoto puede alcanzar el otro extremo de la tierra en pocos días.

Antes de llegar al punto, hagamos un paréntesis.

Los gastos militares de los países más afectados en esta pandemia son asi:

Estados Unidos: 649.000 millones de dólares ,China: 250.000 millones de dólares, Francia 63,900 millones de dólares, Reino Unido 50 000 millones, Alemania 49.500 millones de dólares, Japón 46.500 millones de dólares, España 16.500 millones de dólares, Italia 23.527 millones de euros.

Los 29 miembros de la OTAN aumentaron conjuntamente su gasto militar un 7% (56.500 millones de euros) en 2018 respecto al año anterior.

Entonces vayamos al punto: ¿Qué hubiera pasado si en vez de una pandemia hubiera sido una guerra nuclear, biológica o química? Si, digamos, la tan llevada y traída amenaza de Corea del Norte se hubiera hecho realidad, ¿hubieran podido enfrentarla? ¿Realmente todo ese gasto es para proteger a quien? ¿a todos? O, ¿es para conquistar y no para defender?

Si un virus ha colapsado los sistemas de salud de los países más ricos, qué esperar de cualquier otra amenaza más poderosa. ¿Dónde han estado los militares y sus cuantiosos recursos en momentos como estos? ¿por qué tienen recursos para tantas armas supuestamente para defender a sus países y no tienen ventiladores y mascarillas para sus ciudadanos? Igual con medicamentos, UCI, etc.

¿Qué es lo superfluo y lo necesario en el mundo de hoy?

Evidentemente las prioridades estuvieron mal pensadas y seguramente no hay equivocación, no hay error en lo que ha sucedido. Las vidas de los ciudadanos comunes no valen tanto como el capital y el poder, la dura realidad lo ha demostrado. Hay mucho dolor fingido cuando en realidad ya  sabían que algo asi sucedería tarde o temprano y que costaría muchas vidas. Pero no importaba porque cada año habían recortes en gastos de salud e investigación., excepto en los privados, los que generan capital y se debe pagar para llegar a ellos.

Hay mucha tela por donde cortar, quizás algún dia lo superfluo y lo necesario cambiaran de posición en la lista de prioridades, volveremos a ser inteligentes y dejaremos de auto engañarnos y de ser engañados.

Finalmente , espero que hayan preguntas permanentes, que no puedan ser borradas, cuando todo esto pase y antes de que llegue el próximo golpe. Porque no hay duda que deben haber golpes más fuertes que este para que realmente aprendamos. Este fue solo uno más, este virus no ha hecho ni mas ni menos que lo que otro ser vivo, nosotros,  ha hecho por mucho tiempo. A donde quiera que llegamos causamos desastres ecológicos y humanos que cuestan miles y millones de vidas en nuestra historia dejando detrás solo a los mas aptos y resistentes.

Preguntas interesantes como :

¿Quién vino en  ayuda cuando más se necesitó?

¿El o los que siempre  prometieron ayuda lo cumplieron?

¿Nos habían dicho la verdad?

¿Somos todos iguales o hay algunos más iguales que otros?

¿Gobiernan los más inteligentes y capaces?

¿Toman nuestro dinero  los que más pueden aportar al género humano?

¿Podemos darnos el lujo de descartar a nuestros ancianos (memoria histórica), las minorías, los que quieren ser diferentes y a los que dan otras soluciones?

¿las decisiones morales tendran un costo futuro?

¿Escuchamos y aprendemos de los demás en momentos de crisis o solo seguimos a nuestro ego?

Como dije antes, mucha tela por donde cortar.

finalmente, no quiero ser mal interpretado. Las cosas hermosas de la vida no son superfluas (que no cumple ni desempeña una funcion real), tener ropa hermosa y comoda, comida en abundancia, vida feliz con fiestas y gente sana y divertida, vida espiritual para los que la deseen o sencillamente vivir el momento para los otros. Nada de eso es superfluo, somos nosotros y la manera que queremos vivir.

Lo superfluo es todo lo que mata, empobrece, obstaculiza, separa, odia, lo que se mueve en la oscuridad y nunca da la cara y cosas asi. la lista seria demasiado larga.

Regresando a la carta de los italianos , me hizo recordar una frase de Galeano, me hizo pensar en que la ayuda , no importa de donde venga lleva mucho corazon, y nunca debe  ser subestimada y no tiene nada que ver con la lastima o el oportunismo. La solidaridad es un sentimiento y una accion humana necesaria e importante, es saber que no estamos solos y podemos ser ayudados. Es saber que no importa cuan pequeños o pobres seamos podemos ser utiles a otros.

«A diferencia de la solidaridad, que es horizontal y se ejerce de igual a igual, la caridad se practica de arriba a abajo, humilla a quien la recibe y jamás altera ni un poquito las relaciones de poder»

Eduardo Galeano

https://habana-havana.blogspot.com/2020/04/cuba-corona-virus-lo-irracional.html

https://habana-havana.blogspot.com/2020/03/cuba-corona-virus-primeros-dias-y-algo.html

https://habana-havana.blogspot.com/2020/03/cuba-corona-virus-i-brigadas-de-ayuda.html

EL PERFUME

ACCESO A MI BLOG A TODO EL BLOG: https://habana-havana.blogspot.com/

Agradecimiento a mi amigo Ismael. Cuando nos conocimos, entre otros muchos conocimientos, me abrió un océano de fragancias nuevas y por lo tanto de mundos que no conocía. El olor del chocolate de primera calidad, las especias que conocía solamente por libros, pero nunca había probado u olido. Las fragancias de perfumes o colonias que parecían ser del paraíso, de un mundo prohibido. El olor del cuero noble, de vinos , de las cosas nuevas y sus envolturas que me sorprendían desde antes de descubrir los tesoros que me había traído como regalos. El olor de comidas que nunca antes había probado y que con su paciencia budista en cada viaje de miles de kilómetros disfrutaba regalarme de restaurante en restaurante, de paladar en paladar  cada noche, literalmente cada noche, y con conversaciones que parecen no tener fin. Y todo esto sin pedir nada a cambio, solo por el placer de hacer despertar los sentidos dormidos de alguien en una isla lejana y con mala fama a la que nunca pensó regresar, de hacer un nuevo amigo que se merece lo mejor, aunque viva en el otro lado de la Historia y del mundo.

ANTES DE 1990

Al poco tiempo del 1959 ya teníamos en Cuba problemas con los artículos de aseo y limpieza. Toda la materia prima provenía de Estados Unidos y la historia ya la conocen.

Una década más tarde teníamos un solo tipo de jabón de lavar, dos tipos de jabón de baño y más tarde solo uno, dos tipos de champú (uno para cabello riso y otro para cabello lacio). Dos tipos de colonias que fueron después cuatro y dos perfumes en la década del 1980s. Dos tipos de desodorantes, uno en crema para los negros y otro en barras sólidas para los blancos. Olores intensos al estilo ruso, nada de sutilezas. Talco sin olor para después del baño, y creo que eso fue todo. No nos enteramos que en otras partes se habían creado y  usaban champús para cabellos grasos, secos, dañados, teñidos, igualmente que habían entrado en el mercado acondicionadores, mascarillas capilares, suavizadores, detergentes para ropa de color, detergentes con bacterias que devoraban la suciedad, desodorantes para todo tipos de pieles y con decenas de fragancias nuevas cada año.

La vida era simple para nosotros, los olores eran naturales, la ropa de cama olía a sol y a almidón . No había mascaras ni cremas en rostros ni fragancias artificiales en la piel. Pero tampoco había magia. Nadie entraba ni salía de Cuba y por lo tanto no sabíamos.

Mi mamá guardaba un pequeño frasco vacío, con una delgada capa parda sólida de esencia seca en el fondo de un frasco de Chanel número 5 que de alguna manera llegó a sus manos, y alguna que otra vez la veía en la ventana destapar cuidadosamente el frasquito y oler por unos segundos aquel aroma que durante unos minutos la transportaba a otra época cuando era joven y unas gotitas detrás de las orejas y en las muñecas era como llevar un arma mortal para conquistar el mundo.

Todo hasta el 1990 cuando cae el muro de Berlín y el campo socialista de Europa del Este. Y entre las cosas que cambiaron fue la llegada de los turistas, con un mundo moderno, oloroso y atrevido en fragancias en sus equipajes.

EL ANCIANO DE “EL ENCANTO”

A Ricardo lo conocí durante el periodo especial cuando todos los cubanos hacíamos colas de varias horas para conseguir algo de alimentos. Nunca lo había visto antes, pero nos llevamos bien inmediatamente. Fueron esos días donde todos nos volvimos un poquito contrarrevolucionarios y culpábamos al gobierno por todo lo que nos estaba pasando y entonces Ricardo me contaba de su época de juventud. Fue jefe de piso en la tienda mas elegante de la Habana, y por lo tanto de America Latina: El Encanto.

Otro día escribo sobre ella, pero lo importante ahora es mencionar que este hombrecito diminuto fue el jefe de piso donde se encontraba la perfumería. La Habana era el lugar donde se probaban los perfumes franceses que venían a América, si gustaban seguían para las grandes urbes del continente:  New York, Ciudad Méjico, Buenos Aires.

Ricardo aun en los años 1990s se vestía como si estuviera activo, aun cuando la tienda fue victima de un sabotaje en 1961 y él se jubiló en los años 1980s. Camisas de mangas largas, pantalones de pliegues en la cintura y hasta de vez en cuando zapatos de dos tonos. Colores claros en el verano y oscuros en el invierno.

Pero con el periodo especial desaparecieron los artículos de limpieza. Lavábamos la ropa con agua y sal; y la cabeza con flores de mar pacifico, y mientras pasaba esto Ricardo se iba apartando en las colas, se mantenía distante y ya no conversábamos. Hasta que un día coincidimos y casi que lo acorralé en una esquina del portal de la bodega donde comprábamos. . .lo que podíamos. Y ante mis preguntas me hizo a su vez otra: ¿no las ves? ¿no lo sientes?, me dijo mientras me hizo notar pequeñas moscas que llamamos en Cuba guasasas que revoloteaban sobre su cabeza, “ a donde quiera que voy vienen hacia mí. Ya no puedo más con este olor, esta falta de higiene, se me cae la cara de vergüenza”

A Ricardo lo dejé de ver por un tiempo. Murió por una sobredosis de Valium que no sé de donde lo sacó porque escaseaba tanto como el jabón. Decían que estaba muy deprimido por todo lo que pasábamos, pero yo creo que lo hizo por vergüenza de tan solo pensar que era rechazado por el mal olor característico que tienen  los ancianos desprotegidos.

CLASES PRIVADAS

Me he puesto unos audífonos para escribir esta parte. Escucho música Caribeña, alegre y colorida, para espantar los sentimientos negativos. Es curioso, en aquel entonces me sentía muy feliz de llegar a casa con el resultado del trabajo de todo un mes y por “el sabor del peligro” en los labios.

Pero el tiempo cambia las cosas, la visión de las cosas. Ahora siento un poco de desánimo y vergüenza. Y no sé bien porqué, en definitiva hice lo mejor que pude y con las herramientas que tenía: mi mente y mi conocimiento.

La historia comienza así. En la esquina de mi casa hay un hospital. En aquel entonces era un hospital ginecobstétrico, es decir, atendía mujeres y sus dolencias propias, y embarazadas. Toca a mi puerta una mujer de unos 35 años, elegante y perfumada, con sortijas de oro y perfume un poco fuerte. Me pregunta si soy Humberto. Ella, Elsa,  la jefa del departamento de microbiología del hospital. La cuestión era que ella y unas amigas querían dar clases de Inglés.

Hasta ese momento yo no había dado clases privadas. Y realmente ni había pensado en ello, pero ya mi padre comenzaba con el cáncer en su garganta y era el año1998 y no había manera de conseguir alimentos baratos. Acepté. No sería lejos de casa, a solo 20 minutos. Las clases en su casa o, en caso de que la clases coincidieran con su horario de trabajo en algún momento se podían dar en la casa de una de las chicas, justo al lado de la de ella. Perfecto.

Seré breve. Casas preciosas, pero algo me llamó la atención inmediatamente. Elsa de 35 años con esposo (director del hospital) de 70. Las muchachas mucho más jóvenes, escasamente 18 años. En total 5. El pago pudiera ser de dos maneras: en efectivo o en especie. En pocas palabras: Elsa era una madame, las chicas sus prostitutas, jineteras, y como estaban con extranjeros podían comprar en las tiendas de los hoteles y por lo tanto podían pagarme con lo que ellas comprarían. Una de ellas era la hija de un teniente coronel que vivía en la casa de al lado, y todo debía ser muy en secreto, incluidas las clases de ingles.

Cada mes ellas me preguntaban sobre si efectivo o mercancía. Siempre fue mercancía. Cada fin de mes yo regresaba feliz con mi botella de champú, dos jabones, algo de detergente, pasta dentífrica, un desodorante y un poco más porque me pagaban 3 dólares por 3 clases de una hora a la semana. Fueron casi dos años hasta que mi padre empeoró y durante un tiempo no pude dar clases de ningún tipo.

Pero durante ese tiempo fue la época que la gente lavaba con sal, el señor Ricardo murió quizás de vergüenza, y la gente se lanzaba al mar en búsqueda de una mejor vida, y yo , al menos durante un tiempo no tuve esa preocupación. Tampoco eran productos buenos, lo importante era la cantidad, y tampoco remedié lo de los alimentos, pero al menos estábamos limpios.

Con el tiempo ese recuerdo me oprime el corazón. Y no sé exactamente la razón. O sí la sé, y es que quizás las cosas no han cambiado mucho.

LA LIBERTAD DE OLER BIEN

Es quizás la más menospreciada de las libertades. Muchos la califican de superficial. Pero a los cubanos nos brinda mucha información. Las fragancias nos dicen si tu jefe, tu amigo, tu cliente o simplemente la persona que tienes delante han viajado recientemente, si se asea diariamente o solo cubre la mugre con perfumes. Nos dice si tiene dinero, si es coqueto o coqueta por el brillo del cabello. Los hombres y mujeres cubanos nos alteramos las hormonas con solo sentir que alguien pasa a nuestro lado recién bañado oliendo a jabón de calidad, a crema sobre la piel. Unos cabellos mojados oliendo a champú y suavizador nos transportan a unos minutos atrás a una ducha donde muchas cosas pudieran pasar.

Pero además, el poder comprar, escoger, disfrutar de productos de aseo es un signo de libertad para los cubanos. De que no solo quieres sino también puedes cuidar de ti, de que nadie te puede limitar y tenga poder sobre ti.

Puede parecer un razonamiento superficial, pero después de tantas décadas marca la diferencia. Y tanto es así que siempre me sonrío (soy de esos maestros que se vuelca sobre los alumnos para revisar sus ejercicios mientras lo hacen en clases) y ellos dicen que soy “el teacher que huele a yuma”

HUmberto. Guia Local en la Habana.

Profesor de Historia de Cuba

whatssap & telegram +5352646921

email: cubamigos@yahoo.es

ACCESO A MI BLOG A TODO EL BLOG: https://habana-havana.blogspot.com/

ETICA

Estudié medicina. Algunos lo saben.

Algún dia explico por qué lo deje’. Sin embargo no lo considero unos años perdidos. Me han servido en muchas ocasiones para una mejor comprensión del mundo en que vivo, en que vivimos.

Y no todo fue biología, fisiología, bioquímica , anatomía e histología.

Una de las cosas que más me marcó durante esos años de estudios intensísimos fue la asignatura de Ética. Es curioso porque se da en el primer año, no va a examen final, tampoco tiene más de dos frecuencias semanales, sin embargo tuve unos profesores que nunca olvidaré. Ni a ellos ni lo que me enseñaron.

Eran un matrimonio de psicólogos. Sembraron en mí  algo así como una brújula moral. La relación entre el médico y el paciente, la iatrogenia, la relacion con la sociedad desde la posicion de alguien que puede curar, aliviar el dolor. En cada clase trataban de inculcar unos principios importantísimos en una carrera tan especial como la medicina. Ellos fueron unos de los pocos profesores de la facultad de medicina que se quedaron en Cuba después del 1959. Sin embargo, algo sembraron en mi mente que no me permite actuar  en cierta manera: siguiendo multitudes. Cosa que es pecado en una sociedad como la cubana actual.

Sembraron en mí inquietudes intelectuales, valoraciones profundas sobre el ser humano y el valor de la vida sobre el dinero, el respeto por lo que han sacrificado sus vidas por la ciencia o la vida de otras personas. El respeto por la individualidad, aún respetando las leyes del momento y a la colectividad. Sin emgargo no fui militante de la Unión de Jóvenes Comunistas. No soy militante del Partido Comunista. No fui miembro de las Milicias. Y por ser así no pocos  obstáculos y limitaciones he tenido, y tengo. Sin embargo, aquí estoy, a diferencia de otros que sí pertenecieron de manera oportunista a cuanta organización existe.

Pero tampoco, y a pesar del «negocio» al que me dedico para paliar mi salario de maestro, he vendido drogas o me he dedicado a la prostitución, es decir, a ser un proxeneta.

Decenas de personas se me han acercado en estos casi 15 años a ofrecerme “negocios ventajosos”. Pero estoy en contra de todo eso por principios. No critico o juzgo, solo trato de seguir un camino mostrado por gente como mis padres, o esos profesores de Ética

Recuerdo el tema de mi exposición de final del año en esa asignatura: ”El papel del científico en el mundo contemporáneo”

Pude haber hablado mucho. Utilizar palabras trilladas y huecas, pero escogí hablar de Perseo, el héroe griego que corto’ la cabeza de Medusa y que después de tantas peripecias tenia un dilema: a quién le daba la cabeza de la Gorgona Medusa que solo con su mirada transformaba a los hombres en piedra. Era un arma terrible.

Podía entregarla a Ares el Dios de la Guerra o a Atenea. Prefirió darla a Atenea para que la pusiera en su escudo.

Cuando terminé la mayoría de los estudiantes se miraban sin entender, y mucho menos cuando el jurado de profesores me dio los 5 puntos (calificación máxima).

La cuestión es vital en nuestro días. Hoy ya casi no se crea o inventa por el gusto de donarlo a los demás, de dar libre y desinteresado acceso a la humanidad, la que puede pagarlo y la que no. Todo gira en torno a patentes, licencias, permisos, derecho de autor. Pero hay algo peor: en el mundo de la ciencia esto también llegó y para quedarse.

Y entonces en el mundo contemporáneo algunos científicos logran descubrir algo increíblemente sensible en cuanto a su importancia para sanar. . o matar. Un medicamento o una sustancia mortífera. Una herramienta o un arma. Y es su responsabilidad el saber a quien se lo da. Al dinero o a la humanidad.

Lo estamos viviendo más que nunca. Miremos al mundo a nuestro alrededor. Medicinas que valen miles y gente muriendo por no poder pagar. Herramientas que se convierten en armas de exterminio masivo o de represion. Y así vamos, con cada vez menos responsabilidad moral, responsabilidad por nuestras acciones , respaldados por las leyes injustas, los gobiernos que se venden, el mundo que mira hacia otro lado porque todos queremos ser millonarios con una idea, con un descubrimiento, aun cuando este represente la salvación de muchos que no pueden costearlo.

Pero tengo fe en que, todavía, puede haber un punto de giro. O un nuevo comienzo. Aunque sea un borrón y cuenta nueva y decidamos intentarlo con nuevas reglas. Algo puede pasar, alguien puede nacer y cambiar las cosas, extirpar pensamientos egoístas y hacer que las cosas funcionen de manera natural porque la semilla está en nuestras almas, solo hace falta un empujoncito de amistad, de amor o de paz.

Pero mientras eso sucede, bienvenidos a la maldición de la Ética, el lugar donde los hombres y mujeres de bien sufren.

HUMBERTO. Maestro y Guia en la Habana

recorridos de ciudad caminando y en autos clasicos

whatssap/ telegram +5352646921

Mi Libertad

ACCESO A MI BLOG A TODO EL BLOG: https://habana-havana.blogspot.com/

En la vida real hay algunos seres humanos realmente libres. Creo que son pocos, pero los hay. Afortunados los que lo son. . .y los que creen que lo son también, al final quizás solo sea una cuestión de dopamina.

Hay otros que viven las llamadas sociedades libres y se sienten aprisionados , en caminos y vidas sin salida.

¿Cuánto le pagarías a alguien que puede darte la libertad?

¿Cuánto ayudarias al que la busca para que pueda pagarla si está en tus manos el dársela?

La libertad es a veces una cuestión de espacio. Es estar en el espacio que te corresponde, a veces son solo unos kilómetros. Las personas muchas veces asocian la libertad con ciudades y países lejanos donde comenzar una nueva vida, pero hay quien nace en un lugar para comenzar un viaje en la búsqueda de la libertad verdadera, la interior. Hay quien por fin nace en el lugar donde debe estar después de varias vidas viajando y encontrando otras cosas, pero no su libertad.

Si tuviera que definirlo en mi vida, diría que nací libre, pero en un espacio reducido. Incluso cuando era niño, y después adolescente, me sentía atrapado y obligado a seguir un camino que no me gustaba, en el que sentía las piedras de la incomprensión y el totalitarismo dentro de mis zapatos. Tomaba un camino y otro esperando que no tuviera esas piedras de incomprensión y no importaba cual tomara allí estaban. Me hacían el camino difícil y doloroso. Me señalaban mis pies sangrantes como un pecado por no ser igual a los demás, resistente y feliz.

Hasta que poco a poco, y aun hoy no completamente, comprendí que la libertad puede estar dentro de mí. Si no toda, al menos en su mayoría, y que allí no me pueden gobernar. Por eso digo que nací libre, pero en un espacio reducido por los hombres de mi tiempo, mi país, mi realidad.

Pero no es culpa, esas cosas pasan, y siempre han sucedido. Lo importante es educarse, comprender y un dia dar el salto. Han existido circunstancias en que me han dicho que mi rostro se pone como de mármol, inexpresivo. Y no es eso, es que me he retirado a ese lugar donde no pueden alcanzarme. Es un precio alto, ya lo he dicho en otros momentos. Los sistemas políticos no perdonan las diferencias. Ninguno de ellos. Cada uno impone un precio o un castigo. Los que vinimos con las monedas para pagarlo seguimos adelante, los que no, perecen.

Conocí a una botánica cubana que obtuvo su doctorado en la que entonces era la República Federal Alemana (RFA). Su especialidad eran las orquídeas y los líquenes. Viajó por todo el mundo dando conferencias, haciendo trabajos de campo. Pero había un lugar especial para ella. En la Sierra Maestra, cerca de la ciudad de Santiago de Cuba, en un lugar intrincado, se da una variedad de orquídea única. Es una especie endémica, tan endémica que solo se da en un área no mayor de tres metros cuadrados en lo alto de una de las montañas.

Esta botánica padecía de una rara enfermedad que la ponía en riesgo de morir todo el tiempo cuando estaba alejada de zonas donde no hubiera hospitales, pero así y todo pasó mucho tiempo tratando de “salvar” esa planta de una posible extinción, tratando de que se diera y creciera aunque fuera un metro más allá. Salvarla de los huracanes, de la contaminación de algún tipo.

Nunca pudo ser. Ella murió más o menos por el año 2005.

De ella y su historia aprendí que debía tratar de ser libre, verdaderamente libre donde nací. Aun cuando el espacio sea reducido y a veces siento que me ahogan. Aprendí que es importante aceptar en el corazón los lugares, la gente y hasta las dificultades que nos harán crecer, para así saber con sudor y lágrimas si es necesario lo que es ser libre.

Ser libre no solo es cuestión de tener derechos y oportunidades. Hay mucha gente que tiene eso y no lo son, o no lo sienten como libertad en sí misma. Es el estar listo para llegar a, y partir de, un lugar especial dentro de uno mismo donde nadie puede esclavizarte. Fue importante para mí comprender que el hambre, las enfermedades propias y de los seres queridos, la política, limitan y pueden matarnos en el cuerpo, y afectan de alguna manera a la libertad, pero a ella no se la mata así.

Nací en Cuba. Soy maestro. Y nacer en Cuba , quizás como en todas partes, sin un don especial te hace casi invisible, una cifra. Pero nacer también en Cuba con un don especial, un sueño por cumplir, un camino que recorrer lejos de la multitud, sobre todo lejos de la multitud (aunque la comprendas y les desees lo mejor con mucho amor) es un estigma.

He visto muchas personas partir de Cuba y por muchas razones disfrazadas con el sueño de la libertad. Muy pocos realmente buscaban su lugar en el mundo, su libertad. La mayoría solo ha cambiado los barrotes de la celda que se van construyendo. Tienen más cosas sin lugar a dudas, pero no son más libres.

Quizás algún día me sea dada la libertad de los ojos y poder ver las maravillas del mundo. La libertad del movimiento y recorrer los caminos y las obras creados por los hombres y los dioses. El tener la libertad de reconocer que estaba equivocado y en lo correcto al mismo tiempo. Pero todas esas son libertades de este espacio y este tiempo.

Por el momento estamos aquí, en los tres metros cuadrados, en la cúspide de una montaña, tratando de comprender los por qué, y le doy las gracias a los amigos que me han ofrecido sus casas en otras partes del mundo, sus ayudas para “escapar” de algo indefinido que lo llaman de diferentes maneras. Pero estoy luchando por otros, mayormente niños, tratando de que vivan vidas más largas cuando parecen condenados, de que encuentren más amor cuando parecen abandonados, de que crezcan con grandes conocimientos que les permitan ser verdaderamente libres. Para eso estamos los maestros en países como Cuba. Forjamos voluntades y creo que ha valido la pena, a pesar de que cada cierto tiempo regresen los días grises.

Muchas gracias a todos los que me ayudan en esto, a sembrar la semilla de la libertad , de la salud, del conocimiento, de un segundo de vida alegre en los chicos que se cruzan en mi camino. Son solo unos pocos, pero es algo inconmensurable lo que puede suceder al salvarlos, ayudarlos a vivir, al darles las herramientas correctas.  Algunas veces he pensado en dejarlo todo porque los maestros no podemos sostener una familia y todo se hace difícil, y entonces aparecen los amigos que lo comprenden todo

 

Humberto. Guia local en La Habana y profesor de Historia.

whatssap / Telegram +5352646921

ACCESO A MI BLOG A TODO EL BLOG: https://habana-havana.blogspot.com/

EL SUEÑO DEL CUBANO

Vas por la Habana paseando, por el malecón, en uno de esos pocos meses
en que no hace o un calor intenso que te derrita los huesos o un
frente frio que traiga grandes olas.
Así que vas caminando por el malecón, atardeciendo, disfrutando ese
sol rojo que se funde con el mar Caribe. Digamos que pasas por la zona
menos frecuentada del malecón, ya no en la Habana Vieja, o donde está
el hotel Cohíba, no, esa zona intermedia que nadie camina y solo pasan
autos a alta velocidad.
Allí, en un pedazo de muro te encuentras con un cubano que se ha
quedado dormido con el fresco de la tarde, el sonido del mar y el
trabajo de todo un día.
Te acercas y por la expresión de su rostro te das cuentas que está
soñando. Por su sonrisa, la paz en su rostro y algunas palabras que
deja escapar adivinas qué sueña. El cubano está soñando que su vida es
mejor, que viaja con su familia, que descansarán en un hotel para
luego salir a comer en un restaurant. De vez en cuando dice: ‘no te
preocupes, yo estoy aquí, no hay problemas’
Seguramente te preguntas si debes despertarlo o no, quizás para que no
caiga del muro y regrese a la realidad, pero al mismo tiempo está
disfrutándolo tanto, soñando que vive en un mundo sin escaseces, libre
de moverse a donde quiera y cuando quiera, disfrutando de las cosas
buenas de la vida, soñando una realidad fantaseada.
¿Cuál es la respuesta correcta? Pues no la hay, cada persona debe
buscar su respuesta a este tipo de cosas.
Cuando vienes a Cuba te encuentras una realidad difícil en algunas
cosas, y un mundo donde los seres humanos somos aun solidarios y
reímos, bailamos y disfrutamos de las cosas pequeñas de la vida porque
las grandes nos están negadas por la política y la historia. Las
cosas grandes del mundo material nos llegan por oleadas de noticias
desde tierras lejanas sin alcanzarnos, donde se dice que aunque hay
grandes batallas la vida suele ser mejor.
Eso es lo que nos dicen.
Entonces, si algún día vas paseando por el malecón y me encuentras
dormido y en mi rostro ves lo mismo que el cubano de la historia, no
lo dudes, despiértame.

ESPAÑA NOS QUIERE, PERO A SER POSIBLE LEJOS.

En estos días es noticia en Europa la llegada de miles y miles de
africanos por mar. Llegan como pueden, en pateras, en barcos llevados
por traficantes de personas, en pequeñas embarcaciones, tratan de
cruzar la frontera por Marruecos. Estas personas tienen como objetivo
infiltrarse en la prospera Europa y en su mayoría mejorar sus vidas y
la de sus familias.
Es algo difícil de comprender por los europeos, sobre todo por los00000000000
países mediterráneos que en la ultima década han enfrentado severas
crisis económicas, y aun hoy.
La explicación es bien sencilla (aunque se pueden dedicar libros). Es
sencillamente la consecuencia de un régimen económico y político
injusto que lleva siglos implantado en este planeta, nuestro hogar
común (algo que parecen olvidar constantemente los que viven en
sociedades prosperas). Acción y consecuencia.
La única solución que han encontrado por ahora en Europa es subir el
listón de los requisitos para visitar como turista. Estados Unidos,
como siempre adelantado en estas ideas y formas de ver el mundo ya ha
pasado a planos mas prácticos como crear muros físicos o provocar
guerras a ver si los pobres del mundo se eliminan entre ellos y hay
menos bocas que alimentar.
Por supuesto, los requisitos que hay que cumplir para poder disfrutar
de la bella y culta Europa por una persona sencilla y trabajadora
que vive en el tercer mundo son casi imposibles de cumplir.
Yo hablo por Cuba. Pero antes un poco de Historia.

EMIGRACIÓN EN LOS PRIMEROS AÑOS DEL SIGLO XX

En 30 años, 1903-1933, entraron en Cuba 723,381 españoles. Teniendo en
cuenta que en 1899 la población total de Cuba era poco más de un
millón y medio habitantes, de ellos unos 200,000 habían nacido en
España, la masiva emigración española de casi tres cuartos de millón
de personas añadió un aporte vigoroso a la nación no sólo en el
aspecto humano, sino también, obviamente, en el orden social,
económico, político, cultural y hasta religioso. En 1917 el 34.8% se
dedicaban a la agricultura, el 16.8% al comercio, el 6.5% eran
jornaleros, el 2.5% carpinteros y el 31.8% a otras actividades (al
comercio al por mayor y al detalle, que llegaron a monopolizar).
Y siguieron llegando, tantos que se tuvo que aprobar una ley que solo
permitía que el 50% de los empleados fueran extranjeros. Pero nunca se
les prohibió o se les puso limites a su llegada a la isla. Los
españoles fueron dueños de negocios como bodegas, bares, restaurantes,
eran empresarios poderosos e influyentes en la vida social y política,
y todos trajeron a miembros de sus familias en un momento en que a
España le iba muy mal en la economía después de perder varias guerras
y todo un imperio.
Años mas tarde para España llegaría la guerra civil, mas emigrantes y
refugiados en Cuba, y después los tiempos del general Franco en que el
país estuvo aislado del resto de Europa y del mundo.
CUBA, QUE SE RECUPERABA RÁPIDAMENTE DE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA Y LA
INVASIÓN AMERICANA, LES PERMITIÓ VENIR, QUEDARSE, COMENZAR NEGOCIOS ,
REFUGIARSE DE LA GUERRA CIVIL, ENVIAR DINERO A ESPAÑA DURANTE DÉCADAS.

¿Cuál ES LA SITUACION HOY PARA LOS CUBANOS?
Pues no hay que decir que por supuesto nada de irse a trabajar,
comenzar negocios, refugiarse del conflicto (bloqueo) de Estados
Unidos. Solo unos pocos (contando los que viajan por caminos
oficiales), y mayormente los que son descendientes de españoles (por
nuevas leyes tienen derecho al pasaporte español), los dirigentes y
sus familiares, los que se las arreglaron para hacer dinero
(inevitablemente mal habido pues el sistema no permite que en Cuba los
trabajadores tengamos “tanto” dinero). En fin, los cubanos sin
pedigree español, los trabajadores, los negros y mulatos, los pobres
ni por casualidad podemos soñar con un viaje a España. Y fueron esos
precisamente (quitando a los negros) a los que se les permitió venir y
quedarse en Cuba para luchar por una vida mejor.
Los tiempos han cambiado y todo está en el pasado. No se recuerda, no
hay memoria
Pero a diferencia de aquellos que vinieron no estamos hablando de
semi analfabetos, y masa empobrecida. Estamos hablando de una mayoría
de profesionales, desde científicos a maestros calificados que sueñan
con que la madre patria pueda concedernos el beneficio de poder
visitarlos privadamente sin tantos requisitos.

REQUISITOS QUE PIDE LA EMBAJADA ESPAÑOLA A LOS CIUDADANOS CUBANOS:
(http://www.exteriores.gob.es/Consulados/LAHABANA/es/ServiciosConsulares/Tramites/Visados/Paginas/Visado-Schengen-para-estancia-o-tr%C3%A1nsito-territorial.aspx)
– Viajes de carácter turístico o privado.
En estos casos se podrá exigir la presentación de alguno de los
siguientes documentos:
1. Documento justificativo del establecimiento de hospedaje o carta
de invitación de un particular, si se hospeda en su domicilio,
expedida por la Comisaría de Policía correspondiente a su lugar de
residencia.
IMPORTANTE: En ningún caso, la carta de invitación suplirá la
acreditación por el extranjero de los demás requisitos exigidos para
la entrada.
2. Confirmación de la reserva de un viaje organizado, con el itinerario.
3. Billete de vuelta o circuito turístico
Para la acreditación de los medios económicos. La cantidad mínima a
acreditar es de 73,59 euros por persona y día, con un mínimo de 661,50
euros o su equivalente legal en moneda extranjera.
Asimismo al llegar a territorio español, los funcionarios responsables
del control de entrada (policía nacional española) le podrán exigir
que demuestre que dispone de los medios económicos suficientes para el
tiempo que desee permanecer en España. En caso de no acreditarlos en
el puesto fronterizo, le podrán denegar su entrada en territorio
español.
Las invitaciones cursadas por residentes en España a favor de
solicitantes en ningún caso, suplirá la acreditación por los
interesados del cumplimiento de esta obligación. Es decir, quien
invite a un cubano a España podrá hacerse cargo –si lo desea- de su
hospedaje, pero nunca de los gastos de manutención que implique su
estancia.
Seguro médico de viaje adecuado y válido. El seguro deberá ser válido
en el territorio de todos los Estados Schengen, cubrir todo el período
de estancia o tránsito y tener una cobertura mínima de 30.000 euros.
ES DECIR:
Yo, Humberto, soy maestro, gano el equivalente a 27 euros al mes.
Tengo amigos fabulosos que me invitan a sus casa , pero no obstante
debo tener una cuenta bancaria de mas de mil euros en Cuba, debo pagar
un seguro que tenga una cobertura de 30 000 euros, y ademas llevar
conmigo mas de mil euros por si la policía española me lo pide en el
aeropuerto porque si no es así me pueden devolver a Cuba aun con el
visado.
Cuba esta’ en la misma lista que Bangladesh, Siria, Irak, Etiopia, etc.
¿Imaginan si Cuba hubiera impuesto a los españoles de aquellos años
tales requisitos?
Este sistema de cosas genera desesperación, estimula la represión en
el tercer mundo , desalienta la libertad. Bien lo saben los que lo
crean. Por eso cada vez mas recibirán oleadas de africanos que son los
que están cerca de las costas europeas. Es la única manera de entrar.
No hay manera legal de cumplir los requisitos que se exigen, es la
única manera de escapar del hambre, las matanzas y los dictadores, que
ademas en su mayoría están respaldados por los paises ricos.
Y en Cuba tenemos una cotidiana contradicción y tomando las palabras
del escritor Galeano: “ los turistas extranjeros disfrutan de una isla
dentro de la isla, donde para ellos hay lo que para los cubanos falta.
Se reabren viejas heridas de la memoria. Hay bronca popular, bronca
justa, en esta patria que había sido colonia, y había sido putero, y
había sido garito.”
Ya es normal la sistemática guerra contra los pobres, desde el mortal
muro que separa a los que tienen hambre de los que les tienen miedo
Pero ya saben la famosa frase del libro “El Gato Pardo” :

TODOS SOMOS IGUALES, SOLO QUE UNOS SON MAS IGUALES QUE OTROS.
cubangel@gmail.com

p.s perdonen la pasión